lunes, 16 de mayo de 2011

Tu aliento

















Cada vez que suspires piensa que la mitad de tu aliento es mio
y cuando sientas soledad, mira a tu derecha. Yo te acompaño.


María Arteaga


***

15 comentarios:

Ulises dijo...

Después de leer el poema, me he quedado un rato reflexionando. Y la foto es genial, acompaña al texto y lo complementa. Que forma tan bella de demostrar amor hacia otra persona. Genial.

andré de ártabro dijo...

Que la mitad de mi vida eres ´"tú"
Que la mitad de su alma es tuya.

¡Desbordas ingenio!
Un beso

María dijo...

Hola Ulises.
Tengo especial cariño a los poemas cortos que dicen tanto...
El amor es así, de otra manera no es "AMOR". Gracias por tus palabras. Recibe un besico.

André...
Defines de maravilla lo que quiero plasmar con mis versos.

Muchas gracias por tu piropo, es precioso. Besos

El Sol dijo...

¡Dios, que preciosidad!

No había leído un poema tan corto y tan precioso nunca.
No había sentido el alma de una poetisa tan cerca.
Besos, niña.

RELTIH dijo...

SIEMPRE AMANDO.
BESOS

Adolfo Payés dijo...

Como tus poemas caben en el infinito amor de los versos.. Excelente poesía..

Un abrazo
Saludos fraternos..

Charo Bustos Cruz dijo...

Breve pero con un mundo en cada verso. El amor se vive así de esa manera.... ¡inmenso!

Besos, cielo☻

Anónimo dijo...

Algunos mortales tienen una suerte que lo mismo no son capaces de apreciar.

Hermosos versos. Saludos

Anónimo dijo...

Sin palabras...
BS

MiánRos dijo...

Muy entrañable, María. Te felicito y, piensa, cada vez que escribas yo estaré ahí para leerte.

Besos,
Mián Ros

simara dijo...

que bello pensamiento y tan profundo
la mitad de ti soy yo.




te saludo desde mi rincón

en aras de sentmientos

Mistral dijo...

Impresionante, cómo se puede expresar tanto en tan poco espacio.
Me quito el sombrero María.

Preciosa entrega total
Besos y... gracias Murciana

María dijo...

Hola...

Me siento muy feliz por muchas razones, una de ellas vuestros comentarios.

Gracias de todo corazón.

El Sol
RELTIH
Adolfo
Charo
Anonimos
MiánRos
Simara
Mistral

Un montón de besos murcianos

Anónimo dijo...

Gracias siempre a ti, niña.

María dijo...

Vale, besos