martes, 22 de diciembre de 2015

Un té en Navidad




 La humedad llena todo ésta mañana de invierno,
y los niños, cantan números con música de fiesta.

Es Navidad, se respira costumbres y sueños.
Fue un día como hoy ante el desayuno más dulce,
cuando miré sus ojos de cerca.
Los vi llenos de esperanza y estrellas, 
faltos de amor y sobrados de ilusión.
Quise profundizar en ellos
y en el fondo de su corazón de hombre sincero,
mientras tomamos un té y cordiales murcianos.
Me llenó de júbilo lo que encontré en su interior, 
no pretendía nada, no buscaba nada especial...
Descubrí a un ser maravilloso que me hizo soñar
y que hoy, me hace sentir que la vida es bella.



María Arteaga




***

martes, 24 de noviembre de 2015

Creciendo...



Existen secretos que solo sabe ella,
ella que mira en silencio, 
solo se atreve a guiñar un ojo en penumbra.
Discreta y educada, cubre con un velo
de nubes su rostro cuando me besas,
y enciende faroles si nos perdemos
en noches de luna llena.
Apaga su luz si ve tus manos
recorrer mi piel ante su mirada de niña.


María Arteaga


***

jueves, 5 de noviembre de 2015

Versos a media tarde

María Fernada y una rosa de otoño


Se mueve como las olas al llegar a la playa rompiendo el silencio de la tarde.
Su cabello es un racimo de uvas oscuras y su mirada, el cielo a la hora de las cenicientas.
El cascabel de su risa se mezcla con las palabras que aguardan turno revoloteando entre ella y yo.
Alma joven como sus pasos sostenidos con tacón, patines o zapatillas saboreando la frescura del río. 
O descalza cuando a solas sueña despierta.


***

María Arteaga


martes, 6 de octubre de 2015

¡...solo un sueño!





Sueño despierta en tus brazos
y cuando no los tengo, en tus abrazos.
El silencio se rompe en cada latir de mi corazón
y quiero volar como las gaviotas
mientras izas las velas de tu barco imaginario,
y llegar a la isla desierta donde un día quisimos encontrarnos.
Sueño dormida cada noche y cuando despierto,
lloro de tristeza al sentir mi cama fría y vacía,
razones por las que cuando amaneces a mi lado,
te huelo, te acaricio, te beso, te amo,
quizá temiendo que sea...¡solo un sueño!



María Arteaga


***

viernes, 11 de septiembre de 2015

Para siempre


















Espero y siento pasar el tiempo como una pluma,
en silencio, despacito, sin apenas rozar nada.
Solo un deseo se apodera de todo,
fuerte, sincero y perseverante: que me ames siempre.


María Arteaga

***

lunes, 31 de agosto de 2015

Noches de verano
















Junto a ti disfruté noches de verano.
Llegamos caminando hasta la calle que se abría 
dibujando en circulo nuestra felicidad.
Hoy solo han pasado unos días,
y tú, a unos minutos de mi lado, estás lejos.
Nos faltan palabras para decirnos te quiero, amor...
nos sobran sentimientos y alma para querernos.
¡Tenemos tanto...!
¡Nos falta tanto...!
Llegará un tiempo que ambas cosas se unan,
llegará un tiempo que nuestros deseos sean hechos.


María Arteaga


***



miércoles, 12 de agosto de 2015

Mirando las estrellas



No me busques esta noche cuando la luna dibuje el cielo,
estaré mirando las estrellas, lágrimas de San Lorenzo.


María Arteaga


***

lunes, 29 de junio de 2015

En verano



Descalzos por la arena nos cruzamos, sin apenas mediar palabra nos dijimos todo.


María


***

viernes, 29 de mayo de 2015

Pintor de poemas



















"Por mi ventana asoman compases de música alegre.
En el puerto toca un grupo que afina canciones de ayer
y la brisa fresca me recuerda una noche contigo,
a la sombra de mil estrellas y una tímida luna".



Gracias por despertarme así.


***

domingo, 17 de mayo de 2015

Siempre...,


Siempre me han gustado las huellas en la arena
y las sombras que dibuja el sol.
El sonido de las olas al llegar a la playa
mojando mis pies de verano descalzos.
Siempre me ha gustado el mar tranquilo
al  amanecer y en el ocaso del día, siempre..., 


María Arteaga


***

lunes, 4 de mayo de 2015

Cerca del mar
















Arena gris salpicada de pizarra y plantas doradas,
sol de verano al calor primaveral,
velas bailarinas entre olas de jazmín rizado
con sabor a sal, música de gaviotas, risas...

Atrás quedo la mañana y el día se adornó con sombrero.

Despertó la tarde de su siesta, coqueta,
con ojos pintados de celeste y labios de clavel
susurrando cerca de la noche un deseo de dos:
levantarse sin prisa de domingo cerca del mar.


María Arteaga


***

martes, 28 de abril de 2015

Un día de abril

















Déjame que te coja la mano, paseemos...,
y disfruta de las amapolas del sábado.


María Arteaga


***

viernes, 3 de abril de 2015

En el andén




 Me conformo con imaginarte en el andén.


***

martes, 31 de marzo de 2015

Canta el agua













Apenas amanece y percibo su aroma
ignorando si duermen de noche
naranjos y limoneros de mi tierra.
Un estallido de blancos sobre verdes
donde resaltan amarillos y naranjas.
Sobre el suelo, vinagrillo, margaritas
y cerrajones que se niegan al olvido,
lo mismo que mis recuerdos.
Paseo entre huertos de cultivo
 y otros abandonados a su suerte
que aún así, florecen.
Renacen como cada instante de mi infancia,
entre juegos y baños en la acequia
ahora cementada, pero por suerte,
aún canta el agua.



María Arteaga


***

martes, 24 de marzo de 2015

De otro color





Y de repente salió el sol y vi tus ojos de otro color.



María Arteaga


***

lunes, 16 de marzo de 2015

Escribo lo que siento

Perdona si no demuestro
con más fuerza mis sentimientos,
soy tan feliz que no sé cuanto
ni como medirlo.
Pero de una cosa estoy segura:
que me quieres con toda tu alma,
y en eso, mi cielo,
ni tú ganas, ni yo pierdo.
Tan grande, seguro y cierto...
¡Escribo lo que siento!


María Arteaga


***

jueves, 5 de marzo de 2015

Hoy, otra vez...


















Abrázame fuerte, no me sueltes ahora
ni nunca, que contigo me siento feliz.
Bésame largamente, apasionadamente,
como si se terminara el tiempo.
Dime mil veces que me amas,
no sea que olvide quien eres en mi vida
o lo que yo soy para ti.
Soltaré mi pelo para que acaricies
mis rizos de caracola, que nadie, 
solo tú haces magia con él.
Busca el trocito de piel junto a mi oreja,
el que hace tanto tienes alquilado
y seré para siempre aire de tu espacio
hoy, otra vez...



María Arteaga


***

miércoles, 25 de febrero de 2015

El sonido de esta noche


Tengo mis poemas sobre la mesa,
todo está en silencio, todo duerme...
En mi bolso tu nota, en mis manos tu calor,
en mi cuerpo tus caricias
que no olvidan mis sentidos.
Olor a incienso y vainilla,
a burbujas de cava y fresas
que guardan nuestros deseos.
Cuando vuelvas otra vez, cuéntame,
que mi alma se alimenta de tus cosas
aunque el reloj sea un traidor.
A lo lejos creo percibir un sonido,
es el segundero que sigue su ritmo
lo mismo que yo.


María Arteaga


***

martes, 3 de febrero de 2015

A media tarde
















Recuerdo el último otoño paseando entre las hojas
que alfombraban el parque.
Te vi llegar desde lejos entre la gente,
tú sonreías dichoso acercándote a mi.
Mis ojos se iluminaron como las farolas
que sin querer, fueron testigo de nuestra felicidad.
Y no fue necesario nada más, 
ni siquiera una palabra salió de nuestros labios,
las manos dijeron todo lo que sentíamos
y el silencio se rompió con otro beso a media tarde.


María Arteaga


***

sábado, 17 de enero de 2015

Al filo de otro día



Mis ojos son cortinas mecidas por el viento
que se mueven en silencio.
Todo está quieto,
apenas se percibe el sonido del lápiz sobre el papel
casi inmaculado.
Dos versos y una intención de poema de luna.
Acaricio mis mejillas templadas de pensamientos
y besos que se han quedado en mis labios.
No serán los mismos que deseaba ofrecer,
si acaso, tímidamente me refugie en su mirada
que me calma.



María Arteaga


***

lunes, 12 de enero de 2015

Paz y agua...















Viajan mis recuerdos de hace tiempo
cuando mis ojos brillaban como las estrellas.
Como las estrellas en luna creciente
cuando ambas no se anulaban.
No se anulaban olas y arenas doradas
cuando llegaban a mis pies desnudos.
Desnudos de pasos sin miedo
al encuentro de tardes de paz y agua...


María Arteaga


***

miércoles, 7 de enero de 2015

En enero



Florece el almendro.
Pétalos sobre las ramas, 
aroma, música y color,
pajarillos descansan de su vuelo
al abrigo de flores y sol.
Poetas de amores, 
cantores libres de pesares
regalarme una canción,
para que en este día frío
se caliente mi alma
como una tila templada...
que sea marzo en enero,
pura contradicción.


Maria Arteaga


***