jueves, 20 de octubre de 2011

Duerme, yo te miro










No hay mejor recompensa para mí
que estar a tu lado y verte dormido.
Puedes descansar lo que desees,
que vigilo de cerca tu sueño.
Canta en la ducha, anda descalzo,
mira por la ventana, coge mi mano,
duerme en el sofá, sueña conmigo,
salta en los charcos bajo la lluvia,
come palomitas de maíz, bombones
y después, besa mis labios.
Si haces algo de eso, sentiremos
que estamos en un trocito de cielo.



María Arteaga

***

16 comentarios:

ISIS dijo...

Bonito poema.
Que poco hace falta, cuando hay amor, para encontrar el cielo.

Un beso.

andré de ártabro dijo...

Hermoso , lleno de dulzura y candor, asi es como se llega no con apoteosis, sino con toda la dulzura que siempre derraman tus versos.
un beso

Anónimo dijo...

Lindo bello precioso poema,cuanto amor.
Un beso.

Anónimo dijo...

Precioso.....No tengo palabras.
Besos.

El Sol dijo...

UFFFFFFFFFFFFFFFFff. Qué poema más bonito y más sencillo.

Me encanta todo lo que invitas a hacer.

Besos, niña

Anónimo dijo...

Eres un encanto de mujer.
Preciso.
MUCHOS BESOS. Me encata tus poesias.

RELTIH dijo...

DISCULPE,CON TODO RESPETO: ¿USTED POR QUÉ ES TAN DULCE?

Anónimo dijo...

Tus versos preciosos, cuanta dulzura
Besos.

Anónimo dijo...

gracias por poemas, espero que escribas muchosss masss.

Luna dijo...

Ternura al por mayor...

Saludos muchos.c

uno mas dijo...

Jo que precioso cuanto amor.
Besos.

Talismán dijo...

Poesía hecha canción. Música para los sentidos, lo mismo que tu sonrisa es alimento para los que te queremos.
Es un placer llegar a este rincón, siempre consigues que mi alma vibre.

Feliz fin de semana, María. Besos

Anónimo dijo...

Linda poesia, lo mejor de lo mejor.
Feliz fin de semana.

María dijo...

Domingo de madrugada...
Fiesta en mi corazón por muchas razones. Gracias a la vida, a Dios que me da la oportunidad de disfrutar un nuevo día, a vosotros por vuestras visitas y comentarios.

Besos.

María

Prudencio Hernández Jr dijo...

La ilusión acompaña al sueño..hasta que se hace realidad..

María dijo...

Muchas gracias, Prudencio.
Besos desde aquí.