miércoles, 12 de diciembre de 2012

Luces sin luz














Hoy, como todas las tardes estabas allí,
haciendo que la música llenara mis sentidos
esparcidos por el aire.
Hoy, como otra tarde más he salido a la calle
a la misma hora, cuando el sol se despide
y aparece la luna.
Hoy, como cualquier día he vuelto a casa
sabiendo que no encontraré nada especial,
solo el vacío de otra noche sin calor.
Hoy, he descubierto que paso desapercibida
por las calles iluminadas de fiesta e hipocresía,
y me he sentido muy sola.



María Arteaga


***

14 comentarios:

El Sol dijo...

No te sientas sola, que no lo estás.
La hipocresía siempre anda entre nosotros, acentuada en estos días que parece todo especial y en mundo llora, a veces de soledad.

El poema, bonito. Tú más.

Un beso y feliz día, niña.

Rocío dijo...

Sola no, María, yo siempre estaré aquí, pase lo que pase, tenemos muchos motivos para dar gracias a Dios por lo que tenemos, siempre hay que ver el lado positivo de todo y ser optimistas.

una pez payaso dijo...

Hola María, precioso poema desde el alma tuya, que es muy grande para que se sienta sola. A veces, es inevitable esa sensación y hasta es bueno, para reencontrarnos con nosotros mismos. Un beso de corales y un abrazo muy fuerte.

Glup!

Talismán dijo...

"Hoy, como todas las tardes estabas allí,
haciendo que la música llenara mis sentidos
esparcidos por el aire".

Tus sentidos siempre están alerta, eres un ser muy especial, y sabes que no estás sola. Solo tienes que pensar un poco alzar la voz. Allí me encontrarás.

Un beso, María.

Anónimo dijo...

Estas fechas nos hacen pensar más de lo que es oportuno y a veces sufrimos sin remedio.
María, no estás sola.
Precioso y triste poema. Besos

PEPE LASALA dijo...

Tus amigos de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea te desean de corazón Feliz Navidad y próspero Año Nuevo. ¡¡¡ PAZ Y AMOR !!!

Anónimo dijo...

A todos se nos dibuja una sonrisa en la cara cuando somos capaces de recordar que en algún momento no estuvimos solos. Pero estamos solos. Antes o después la soledad hace acto de presencia para acompañarnos. Y en la confusión, vendría bien volar como los pájaros que parecen ser libres lejos de las miserias humanas. Piensa que este pequeño lugar que has creado no sería lo mismo sin ti. Y si aún no hemos caído, tal vez sea porque nos salvará la próxima primavera, acaso el verano, y un nuevo día y nuevas aventuras y posibilidades.

Desde la cercanía de un río que canta con la voz nocturna del agua, un fortísimo abrazo, amiga.

Francisca Quintana Vega dijo...

La ausencia se pasea por este poema. Un beso

Anónimo dijo...

Hola preciosa.

A veces nos sentimos solos. Pero si te das la vuelta, veras amigos que esperan ansiosos un poco de compañía, o acaso una llamada de socorro.

Besos y feliz semana.

PD:Es cierto que hay mucha hipocresía.

andré de ártabro dijo...

La belleza de tu poema e indudable;pero está invadido de una nostalgia, de otra noche sin calor.
En las iluminadas calles hay luces y sombras . Encuentra la luz que hay en ti y se empezarán a disipar las sombras de la calle, .Tú ya nunca podrás estar sola, te queremos y tú lo sabes.
Besos y mi cariño.

Uno de cerca dijo...

Si deseas compañía seguro que la encuentras. Pero creo que lo que tú necesitas es compañía de alma. Siempre hay alguien que espera, María.

Besos y mi afecto sincero, mi cariño.

uno más dijo...


El poema bonito como todo lo que escribes, pero amiga...Nada de soledad. Nos tienes a nosotros, tus amigos (entre ellos algunos admiradores), a tu familia y mucha "gente", como tu dices.

Un beso, María

Verónica dijo...

FELIZ NAVIDAD, MARÍA. PARA TI Y TUS SERES QUERIDOS.
BRSOS

María dijo...

Gracias, gracias, gracias de corazón.

¡¡¡Feliz año nuevo!!!