domingo, 12 de octubre de 2014

Refugio de mis manos




















Mis ojos se mojan debajo del paraguas
como telarañas invisibles.
La lluvia no cesa de golpear la tela
acosando mis ganas de paz, de sosiego.
El viento mece las palmeras cerca del mar
y quiero huir lejos de allí,
donde nadie me llame por mi nombre.
Deseo vivir de forma sencilla
y tener unas manos refugio de las mías.
Necesito un lugar donde plantar mi árbol
y que florezca en primavera.
Quiero su voz cerca de mi...


María Arteaga


***

6 comentarios:

uno de cerca dijo...

Yo tengo esas manos, quiero ser tu refugio

BS

El Sol dijo...

Hola maría.

No escondas tu rostro bajo el paraguas.
Más allá de las nubes, se encuentra el sol...
¡Dorado, brillante!

Un beso y feliz semana, mi niña.

Anónimo dijo...

Hoy es un día maravilloso, como todos los que paseo por tu pasillo

Anónimo dijo...

Lindo poema, eres una maestra.
Un abrazo amiga.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Hermosísimos deseos, ojalá se te hagan realidad.

Un abrazo.

María dijo...

Gracias a todos. Besos desde aquí