lunes, 20 de julio de 2009

La tarde


El Sol nos dice adiós

Esta hora es traicionera,
por que marca un final
y un principio.

El Sol adormece mi anhelo
y calma mi llanto,
mi necesidad de ti.

Como casi siempre...
las prisas te ahogan,
ganan a la razón.

Mi congoja se pega,
se ata a mi alma,
ausente de ti.

Solo por eso, solo,
no me gusta esta hora
en que el silencio llora.

MNA

***

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Precioso...
El silencio que llora.

Un beso grande.

Anónimo dijo...

La pena y el amor.

Maravilloso poema.

Saludos Isis, como siempre,
es un placer tu lectura.

Miguel dijo...

Soy Miguel

Una brisa de aire fresco entre tanta porquería el poder leer tus poemas... sigue escribiendo, no pares.

Patrick Ericson dijo...

La tarde, sinónimo de madurez. Ya el título lo dice todo. Regreso de nuevo a tu blog, a pesar de que "Como casi siempre... las prisas me ahogan, me ganan a la razón".
Gracias por regalarnos tus poemas, que son un bálsamo para el alma

Patrick

Isis dijo...

" Anónimos", muchas gracias por vuestros comentarios amables.
El placer es mio.

A tí Miguel, gracias por tu visita, que como tú, es brisa libre y fresca.

Patrick, muchas gracias por tus palabras hechas renglones. Es un honor tu visita y saber que puedo ser bálsamo de almas.

Me siento féliz si os gustan mis poemas.

Besicos.

Anónimo dijo...

Como siempre, lindo.
Sencillo y guapo.
saludos

Deusvolt dijo...

Hola Isis,
soy el chico (Sergio) que estuvo en la presentación de Patrick el viernes pasado, y que asiste a la tertulia del Escarabajo desde hace poco. Me ha gustado mucho el poema: la melancolía es un sentimiento sutil y difícil de igualar en el alma humana, y lo has captado con mucha belleza, pero es que, además, el atardecer, es el momento más melancólico del día!
Un abrazo. Nos vemos.

Amapola dijo...

Todo el poema es belleza, como lo es el propio Amor... el verdadero.
Y el último verso una preciosidad. Un beso con sabor a champán.

Isis dijo...

A veces , me siento tan feliz que me ahogo de alegría, vosotros si que soys estupendos.Anónimos amables, Sergio, muchas gracias por tu visita a mi blog y, por tu comentario tan bonito. Me alegra que conozcas mis poemas y sean de tu agrado. Recuerda que te de ese abrazo de vuelta y el libro prometido.
Amapola, muchos besos para ti, de champán, de agua o incluso a secas.
Gracias por vuestro ánimo.

Escucha Sergio...el atardecer, o el ocaso del día, es la hora que mi alma está más despierta.

Besos para todos.

Anónimo dijo...

Hola Isis.

Esa chica de la foto eres tú?

Es una fotografía preciosa, el perfil, el pelo recogido, las piernas, brazos y mirada hacia el infinito.

Preciosa, seguro que es tu perfil.

Un beso.