jueves, 2 de julio de 2009

Mis hijas


MIS FLORES

Creí que jamás crecerían, que serían siempre mis niñas y las tendría pegadas a mi lado, agarradas a mi falda como cuando de pequeñas reclamaban algo mio.

Ahora, algunas veces dudo si fueron mías, tan ausentes las siento de mi vida. Pero los años pasan...cumplimos etapas y vemos como el tiempo pone cada cosa en su lugar; a pesar de que sentimos tristeza por muchas de esas cosas. Tengo dos hijas, solo se llevan de diferencia de edad 16 meses, son muy distintas pero ellas se adoran y tanto su padre como yo, sentimos que son como una continuación de nuestro ser. Son nuestras hijas, con defectos y virtudes como todos. Ahora tienen su propia familia, Penélope trabaja muchísimo y Raquel, aparte de su trabajo fuera de casa, tiene dos hijos. Estos niños son mi alegría, jamás imaginé que los querría tanto, pero cada vez los veo menos y crecen...crecen: pasa el tiempo sin remedio en esta vida loca de prisas y sinsentido. Como siempre, nos daremos cuenta de nuestros errores, cuando ya no tenga remedio... Os quiero. Mami.

Maria


***

8 comentarios:

churricos dijo...

Querida poetisa.
Me alegro de leer tus palabras de nuevo, como siempre, en prosa o en verso, cargadas de sentimiento.

Un abrazo.

Amapola dijo...

No sientas tristeza, aunque a veces creemos que estan lejos,siempre las tenemos cerca. un beso

Anónimo dijo...

Hola Isis.

Cuanta ternura en tus palabras.
Pero no sufras, tarde o temprano todos volamos del nido y se nos olvida el que nos arropó de niños.

Se me hace difícil saber que tienes nietos...pero no me sorprende: eres una diosa.

Un abrazo eterno.

una pez payaso dijo...

Querida Isis, siempre llegando directa al corazón, llena de sentimiento, de amor, de entrega, de comprensión...estoy segura, de que tus hijas, aunque tengan su familia, no deben ser muy distintas de ti y sabrán valorar porque (y permíteme la expresión) "lo han mamado" de una mujer estupenda como no hay otra igual.

Un saludo marino y fresquito

glup!

Hada dijo...

El paso del tiempo es inevitable, a veces las distancias también, pero no el afecto, el amor y el optimismo que habrás cultivado en tus hijas, y ellas a su vez en otras personas cercanas...

Tus semillas son profundas y eso perdura. Tienes un corazón enorme, y una sonrisa preciosa, de eso sí tienes que estar satisfecha.

Un abrazo de Hada

Isis dijo...

Anda! que monton de amigos y que bonitos comentarios.
Churricos, Amapola de huerto murciano, anónimo, mi pez precioso y amable y mi querida Hada, amiga y tantas cosas¡

Besos de flores murcianas para todos.

Anónimo dijo...

yo tambien te quiero mucho mami, penelope

María Arteaga dijo...

Gracias, preciosa. Sé que me quieres, lo sé, pero me gusta que me lo digas. Besos de mami