domingo, 5 de junio de 2011

Junto a tu almohada












Cuando pases al lado de un jazminero
corta un ramillete de flores para mi.
Ponlas junto a tu almohada en la noche
para que cuando yo salga de tus sueños
perciba que vivo entre la gloria de tu vida
y el perfume de un bello jardín.
Dime palabras bonitas, no calles cielo,
que entre nosotros no caben reparos,
ni miedo a que algo no suene bien.
Yo, a cambio y porque lo deseo,
llenaré tu cuerpo de besos
tatuando de caricias hasta el último rincón
...de tu alma, tus días y tu sentir.


María Arteaga


***

11 comentarios:

Talismán dijo...

Jazmines para tu vida,
besos que saben a miel,
caricias de mariposa
y vida como en un edén.

Buenos días y feliz domingo...
María poetisa.

OZNA-OZNA dijo...

jazmines son los que nos regalas tu dulce y sensible poeta con tus letras anegando nuestra alma de su bellisima esencia un besin muy grande de esta asturiana amiga y admiradora.

El Sol dijo...

Te regalo un ramito de jazmines en este domingo de primavera, ¿los aceptas?. Bonito poema, María.

Un beso, niña.

Amelia dijo...

María, un ramo de jazmines precioso, ¿sabías que es mi perfume favorito? bonito ramo. Besos

andré de ártabro dijo...

María, ¡el cielo debe ser algo así!
Algo como tu , tu poema la entrada y tú el cielo.
Un beso

MAMÉ VALDÉS dijo...

Eres una artista de la palabra...

Un saludo.

Anónimo dijo...

Hola María.

Me encanta el poema. Lo he leído varias veces y es una maravilla.
Los jazmines en su almohada para que ella sienta la gloria al salir de sus sueños...Muy bonito, si señora.

Besos

Joqui dijo...

Me gusta tanto el poema como los jazmines.


Un beso muy grande

Uno más dijo...

Preciso un jazmín,
solo uno de tus manos
para adornar mi solapa.

Bonita poesía.

Un beso, preciosa.

Un más

María dijo...

Los comentarios se hicieron poesía
y el poema se adornó de una sutil belleza.

Besos y muchas gracias.

María.

Anónimo dijo...

Ufffffffffffff,¡Que maravilla!
Besos