miércoles, 21 de marzo de 2012

Rocío de la mañana




















Erguido y elegante apareces,
rocío de la alborada.
Mariposas bailarinas se guarecen
del viento y la lluvia
en la mañana atípica y fría.
Entre juncos verdes ella espera,
no es tan fuerte como tú, ni veloz,
apenas dibuja estelas en el agua
mientras nada hacia ti,
despistado, casi no la miras.
Gira su cuello largo y frágil
coqueta como una dama
deseosa de ser amada,
enamorada como cada año
de jazmines, margaritas y azahar,
la primavera...


María Arteaga

***

11 comentarios:

El Sol dijo...

¡Qué envidia me das, princesa!

Tú y tus poemas maravillosos, me encanta la primavera.
Besos, niña.

andré de ártabro dijo...

Un poema bucólico saturado de campo y de rocío.
Besos

Anónimo dijo...

Sencillo y hermoso como un amanecer de primavera. Gotas de rocío, flores y besos.

Talismán dijo...

Hermoso y fresco, María.

La primavera adorna tu blog de manera especial: con tus versos.
Besos

joqui dijo...

Flores de mil colores, primavera es. Precioso poema.
Un beso.

Rocío dijo...

Precioso, María, cada vez son más bonitos los poemas.

Un beso.

uno mas dijo...

Sino hubiera primavera no habrian poemas.Eres un encanto mi niña.
Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Hola guapa muy bonito tu poema.
Te felicito por la belleza de tus letras.
Feliz fin de semana.

Fernando Santos (Chana) dijo...

Belo poema...Espectacular....
Cumprimentos

uno de lejos dijo...

Precioso paseo por las sendas entre flores, versos y rocío.
Feliz fin de semana y besos.

María dijo...

Gracias por casa latido especial que hacéis sentir a mi corazón. Besicos