lunes, 23 de julio de 2012

Mirando al sur


Allá te imagino, entre un vals de olas.
El mar es testigo de mis pensamientos,
él, que acaricia mi cuerpo con espuma
y juega con mis pies descalzos,
que aprovechando un descuido,
aún sabiendo que yo solo deseo tus besos,
muerde mi boca salada.
Agua transparente que deja ver caracolas
entre un bosque de posidonias,
celosas de aquella tarde de amor en la playa.
Me marcho entre recuerdos y realidad,
dejando mis huellas sobre la arena mojada.



María Arteaga


***


9 comentarios:

andré de ártabro dijo...

Hermoso poema con sabor a sal, y celos que tienen de tus besos las olas y tus besos seguro que dejan huellas en el corazón y rumores enlas caracolas.
Besos

Gilberto Cervantes dijo...

Absulatemente sensual y provocador. Ese mar atrevido que beso tus labios sin tu permiso.

Besos y se feliz!

El Sol dijo...

Hola María.

"Me marcho entre recuerdos y realidad,
dejando mis huellas sobre la arena mojada".

El poema es precioso, pero los dos versos del final son geniales. Pero no quitan ni una pizca de protagonismo al resto. Feliz semana.

Un beso muy fuerte, niña.

Anónimo dijo...

Bonito despertar entre olas, mar, caracolas y besos. Un poema para llevarlo a cualquier lado.

Un beso.

Jesús Bastida dijo...

Poema refrescante, con leves pinceladas sensuales, narrado con tu personal estilo. El mar mordiendo tu boca salada y acariciando tu cuerpo con su espuma. ¡Bellísimo! Me encanta. Un abrazo.

Claudia dijo...

holaaa!!
espero que disfrutes de tu estancia con nosotros y que hagas poemas tan preciosos como ahora. Un besooo y un abrazo muy grande.
Claudiaa

Mistral dijo...

Hola María. Este poema es realmente bellísimo!!!

Felices compras

Anónimo dijo...

Lindo y con un fondo muy claro. Le sigo desde la distancia. Besos

David del Bass dijo...

Preciosa poesía, me ha encantado, me recuerda a los veraneos que me he dado toda la vida en Málaga.