jueves, 27 de septiembre de 2012

Siempre estás ahí

Tendrás que ponerte a mi altura, o yo de puntillas

Solícito, generoso,  humilde,
honrado y bueno. Caballero.
Sembrando y cosechando,
amistad, cariño, respeto...
No quiero pensar cuando no estés
y al marcar el numero mágico
no escuche tu voz de barítono amable.
No te veré por la calle,
ni  nos despediremos hasta el día siguiente.
Sé que aún en la distancia podré,
como escribió Benedetti: contar contigo.
Aquella tarde  de primavera
respondiste a mi saludo
y el verde de tus ojos
encontró el castaño de los míos.
Hoy tengo un nudo en la garganta,
pero no de pena, sino de  alegría,
sabiendo con certeza que ante todo,
eres mi amigo.
Hermosa palabra que los dos
llevamos como bandera,
lealtad y orgullo.


María Arteaga


***

10 comentarios:

María dijo...


Gracias por todo lo que me das, por tus consejos, por tu cariño.

Anónimo dijo...

Creo que hoy debo romper mi criterio de no decirte nada por medio de estos comentarios.

Ya quisiéramos los dos parecernos a los de la foto, pero en el fondo del aljibe de nuestros sentimientos somos como el agua que ha entrado con la lluvia más reciente.

Se que soy yo a quien dedicas tu poema pero me piropeas en exceso. Los mayores méritos para la existencia de nuestra amistad sois tú y tu poesía.

Ten por seguro que no os dejaré nunca. Necesito tanto de vosotras dos que no tendré más remedio que atender con profusión mi necesidad.

uno más dijo...

¡Quien fuera ese amigo tan cercano para ti! Me encanta como lo ves y los sentimientos que derramas. Muy bonito, poeta.

Feliz día, María.

andré de ártabro dijo...

Puede haber algo más bonito que una sincera amistad.
Un beso por la amistad...

El Sol dijo...

"Hoy tengo un nudo en la garganta,
pero no de pena, sino de alegría,
sabiendo con certeza que ante todo,
eres mi amigo".

Precioso, como todo lo que pones ante mis ojos. Orgullo de conocerte.
Besos, niña.

Anónimo dijo...

Cuando un escritor (en tu caso, poeta), escribe con el corazón abierto y deja ver su interior, nos emociona. La imaginación y saber describir situaciones, lugares y todo lo que envuelve las páginas de una historia, es muy bonito. Pero nada comparable con tus poemas: limpios y llenos de vida. De amor.

Felicidades y feliz fin de semana, María. Besos

Anónimo dijo...

Soy el de antes.
Quise decir" EN ESTE CASO, POETA"

Sé que escribes otras cosas maravillosas y merecedoras de premios. Otro beso

Talismán dijo...

Poder contar con un amigo de esa manera es un tesoro. No lo olvides, no lo pierdas. Felicidades y un beso.


PD Cuídate, murciana. Lo siento, siento el desastre de ayer.

uno más lejano dijo...

(Aquella tarde de primavera
respondiste a mi saludo
y el verde de tus ojos
encontró el castaño de los míos).


Precioso

Anónimo dijo...

La sencillez es un punto a tu favor muy importante en tu forma de escribir. Es fácil entender lo que deseas expresar en cada verso. La dulzura acompaña tu poesía, como no podía ser de otra manera tratándose de ti. Felicidades para vos y tu amigo.

Me gusta mucho, María. Besos