miércoles, 23 de enero de 2013

Entre espinas


No puedo respirar,
no puedo sentir,
no puedo seguir
sin tropezar y caer.
Mi corazón late despacito,
es un montón de sensaciones
como pétalos deshojados,
marchitos, desordenados
y sin sentido.
Parece una rosa enredada
entre cientos de espinas.


María Arteaga


***

10 comentarios:

Anónimo dijo...

¡¡¡NO!!!

Tu corazón es precioso, el poema triste.

andré de ártabro dijo...

¡Qué te pasa pequeña!, no dejes que se pare tu hermoso corazón. respira profundo escribe en un papel "todo esto pasará " repítelo lentamente tres o cuatro veces y vuelve a ser tú ..¡¡¡NO ves , acaso que necesitamos tus risas y tus caricias!
Besos

El Sol dijo...

Espero que cuando pases por mi lado, me regales una sonrisa tan bonita como cada día. Eso espero y deseo.

Muchos besos, mi niña.

Amando García Nuño dijo...

Encontrarás el acomodo, la belleza de la espina también.
Abrazos.

Talismán dijo...

A veces es necesario caer para volver a levantarse. O para escribir versos tan importantes. Tú sabes que es así, María.

Un beso gigante.

Mily Murillo dijo...

María... siempre arrancándome sentimientos, qué bello poema.

Un abrazo!!!

Anónimo dijo...

Tus versos siempre tan bien ordenados. Precioso.

Feliz fin de semana. Besos.

Anónimo dijo...

Como es posible que escribas, tan lindo,un saludo.

Uno de cerca dijo...



Versos y pétalos deshojados.
Todo precioso. Feliz fin de semana y disfruta, preciosa. BS

María dijo...

Gracias a todos por vuestra visita, alimento de estos versos. Besos.