sábado, 27 de abril de 2013

Esta mañana de abril


Dices que te gusta mi cabello revuelto
y mis rizos desordenados.
Yo adoro de ti cada rincón de tu cuerpo.
Alma transparente y blanca
como el azahar de mi pueblo.
Flequillo de niño travieso,
labios de risa fácil y ondulados,
ojos de mirada despistada...
Soñé que estabas conmigo
y me abrazabas.
Repican las campanas
esta mañana de abril, ¡por ti!
y cada cosa que compartimos,
aunque el cielo llore lágrimas saladas
por cuanto nos separa.



María Arteaga


***


7 comentarios:

Anónimo dijo...

¡¡¡PRECIOSO!!!

andré de ártabro dijo...

¡Qué real y qué bonito!
Claro que repicaran las campanas.
Por la calidez de ese tu corazón amante....Y sí, tu cabello al aire , en la brisa del mar así revuelto en la embarcación.¡Te queda formidable!
Besos.

El Sol dijo...

"Soñé que estabas conmigo
y me abrazabas".

Un sueño perfecto y tan cálido como tu poema, es precioso.

Feliz domingo y besos, niña.

Anónimo dijo...

Te lo repito... ¡Cómo escribes quilla!
Me gusta tu estilo libre, y tu cálida simplicidad, que da más luz a tus poemas. He estado leyendo los anteriores a este... Viertes tu calidez en cada uno de ellos
¡Enhorabuena!
Elena Cartagenerica

Uno de cerca dijo...

Una maravilla, verso tras verso.

Feliz semana.

Anónimo dijo...

Qué bonita haces la vida. Bs

uno más dijo...

(Yo adoro de ti cada rincón de tu cuerpo.
Alma transparente y blanca
como el azahar de mi pueblo)

¡Quien fuera él...o azahar!