lunes, 26 de agosto de 2013

Un tiempo, una vida...




Anoche volví a leer las cartas
que me escribiste desde muy lejos,
trabajo, sensaciones y vivencias
que guardo como un tesoro,
poemas que ocultan  en su interior
los versos más bellos.
Hoy me has dicho otra vez que me quieres.
¡Cómo suenan en tus labios esas palabras!
La música es apenas perceptible,
solo escucho tu voz que sabe a despedida.
Cuando te ibas, he susurrado tu nombre
deseando que te quedaras conmigo.
Otra vez he llorado en silencio
esperando que un día, no te marches.


María Arteaga


***

8 comentarios:

Anónimo dijo...

¡SIN COMENTARIOS!

BS

El Sol dijo...

Hola, María.

Feliz despertar con estos versos de añoranza
y presente que gritan amor.

Un beso, mi niña.

andré de ártabro dijo...

Tus versos desbordan ternura y pasión
¡Precioso!
Besos.

Juan Diego Escámez dijo...

Como siempre tan especial!!
Un besote María :)

Anónimo dijo...

Al final, tu espera tendrá su recompensa.
Como estas palabras que tú conviertes en poemas.
Un beso

Talismán dijo...

¡Que importante el verso central!
Todos lo son, pero ese es el poema.
Besos.

uno más dijo...

Cartas. Que bonito leer cartas de un tiempo que pasó. O del presente.

Feliz domingo.

Patricia dijo...

También precioso, escribes demasiado bonito! Un saludo.