jueves, 25 de junio de 2009

Más gente buena


Palacio González Campuzano

Cuando a principio de año me trasladaron al lugar donde ahora trabajo, lloré; si y no me averguenza reconocerlo, por que es cierto. Donde entonces trabajaba era un lugar estupendo y con gente buena. Mi nuevo destino es la Consejería de Cultura y Turismo y aquí encontré, más gente buena.


Me costó un poco adaptarme al lugar y compañeros, pero ahora no lo cambiaría. Ya sé cada uno de sus nombres, los días que trabajan por la tarde donde coincidimos en horario y algunas de sus costumbres. A Julio, le cambié el nombre por el de Pablo, Lola, Eva, Marisol. Mariana, Salvador, Jose Antonio, Tere. A Isabel tenía que preguntárselo cada lunes, día que trabaja también de tardes, Trini, chica de sonrisa fácil y entre plantas camuflada, Juan Pedro, señor de voz queda y sonrisa dulce, "el de La Vía Verde, Dani y Miguel Ángel, Fidel, Carmen que siempre tiene unas palabras para mí y Jesús. Antonio Francisco: si dos puntos, por que este señor, amable y que tiene un acento andaluz encantador, al responder a mi pregunta sobre su lugar de origen, me dijo: nací al pié de La Alhambra. Precioso lugar. Armando, Pedro, Paco, Amalia, amable y amiga que cada día me deja sobre su mesa una hojíta de calendario con una cita maravillosa. Y Toña, un encanto hecho persona.
Y llegamos, sin nombrar a algunos de ellos, pero no por que no se lo merezcan sino porque son muchos, hasta los dos Manolos. Manolo "Asesor", es una persona buena, entrañable y cercana. Siempre dispuesto a responder a mis preguntas con agrado, con una sonrisa y yo le escucho atentamente porque sé que lo que me cuenta es cierto; es inteligente y sencillo. Manolo, "Secretario de Marina", es especial. Recuerdo que, a los tres días de empezar a trabajar allí, un viernes a la hora de irse a casa me buscó para desearme feliz fin de semana. Siempre sonriente y amable por más ocupado que se encuentre. Tiene una frase que es mi talismán; me dice: "María, lo que tú hagas, está bien". Es un lujo de chico, la sonrisa y las buenas maneras son sus aliadas. Marina, la Directora. Cuando atravieso la puerta de entrada, el guardia de seguridad y los ordenanzas. Después, los primeros rostros que me encuentro son con toda una planta de gente, es el personal del Servicio informático, les saludo en tres veces a mi paso, buenas tardes... hola ¡¡¡, buenas tardesssss, todos responden con amabilidad. Ignacio, Jesús, Raúl, Pedro, Fuen, otro Ignacio, ufffffffff, a todos, gracias. Y llegamos a mis 3 compañeras: Conchi, Mª. José y Mª. Carmen, geniales y amigas. Siempre lo digo:tengo a la mejor gente.
Mi primer saludo es para el guardia de seguridad, :-) El día que llegué a ese lugar, tuve que presentarme para que el vigilante me dejara pasar, después le pregunté su nombre y exclamé !Dios mio, otro Antonio...!Hay tres que se llaman igual. Mari Carmen, su compañera siempre consigue que me detenga unos segundos a su lado, es un cielo.
Hoy, después de 10 meses en este palacio, hay nuevas personas que no conocía lo suficiente, vamos, apenas nada, o porque se han incorporado después, merecen un sitio de honor en este lugar. La chica más amable y cariñosa que puedas imaginar, su nombre es Rocío, Paqui, siempre le digo que es como una muñeca, es muy dulce. Adela, encanto de chica que ocupa el lugar de Amalia, Patricio, el de los ojos azules, Julio, que me saluda a viva voz, aún si verme... Bueno, seguro que se me olvida alguien, Esperanza, Ana Luisa, Jero, la señora que tiene papelera con nombre. Maite, vecina desde nuestra juventud, grata sorpresa al encontrarnos de nuevo. Ana y la rubia que hoy custodia la puerta, Tere. Ahhh, se me olvidaba Encarna.
GRACIAS A TODOS POR SER "GENTE".
María Arteaga
***

12 comentarios:

maite mangas dijo...

Isis, los cambios siempre dan miedo y no deberían, porque suelen traer al final cosas buenas. Yo no creo en eso de "más vale malo conocido que bueno por conocer".
Si no hubieras cambiado te hubieras perdido a toda esa buena gente.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Tú eres un lujo de persona;
y la gente que está a tu lado
tiene que ser dichosa: por como eres, tu cara de muñeca y tu sonrisa linda.

Isis...un beso

Anónimo dijo...

Siento que somos el reducto del polvo que levantamos al mirar los ojos de quienes nos acompañan.Por eso ellos son lo mejor de ti y tú eres lo mejor de ellos,la feroz bandera de la comunion humana...el amor.

Anónimo dijo...

Jotam.

Anónimo dijo...

Eres estupenda Isis.

Que suerte que tiene tu gente!!!
No solo por compartir espacio y
vida, si no por tus sentimientos para todos. Eres genial, un tesoro
sin precio posible.

Manolo dijo...

Tras leer tus palabras y los comentarios a ellas, soy consciente de lo afortunado que soy. Contarme entre tus afectos es un gran privilegio ya que, no todo el mundo puede presumir de una amiga que posea tu naturalidad, dulzura y corazón y, además, le fluya la palabra en rítmico verso escrito solo con espontaneidad y absoluta libertad.
Disfruta tus vacaciones y no dejes de escribir en ellas.
Gracias, mi poetisa de la vida.

Isis dijo...

Muchas gracias Maite, por tu visita y tu abrazo, yo te regalo un beso. A mis amables anónimos, muchas gracias por vuestros piropos, siempre es un regalo. A mi querido jotamenta, que te puedo decir que tú no sepas...gracias por todo y besos fresquitos. y a Manolo pues decir que la afortunada soy yo y también la privilegiada, me siento emocionada con tan bellas palabras. Es un placer de dioses contar con buenos amigos. Manolo gracias por este precioso comentario, y decir que soy poetisa de la vida, Y a mi otro Manolo, pues que sepa, que esa nota que me dejó encima de su mesa, la guardo dentro de un libro de poesía que me regaló otro Manolo, en este caso, un amigo y compañero del Taller del Carmen.

Lo dicho, me siento muy afortunada con poder contar con vosotros.

Besos de flores murcianas.

Anónimo dijo...

Hola María, soy Rocío, cuando leí las palabras sobre mí sentí una gran emoción y alegría.

Lo mejor de la mañana es el tiempo que hablamos, todos los días, a las 2,30 espero esa hora con ilusión.

Un abrazo para una persona especial y entrañable.

Isis dijo...

Hola guapa.

Eres un sol de persona y me alegra que te guste lo que pienso de ti, tú te lo mereces. Tú y todas las personas que tienes contigo.

Me siento muy emocionada al pensar, que mi llegada al trabajo alegra tu día. Para mi también es motibo de alegría la forma en que me recibes.

Yo te regalo un beso muy, pero que muy fuerte.

María.

Anónimo dijo...

Hola Isis.

Ese palacio tiene por lo menos dos
soles, Rocio y tú.

Un beso.

Anónimo dijo...

Gracias Isis por haberme agregado y dedicarme unas palabras.Gracias también por hacerme más agradable cada tarde que trabajo con tus palabras y tu sonrisa.Eres genial. Un abrazo.Mari Carmen

Isis dijo...

Gracias anónimo en el nombre de Rocío y en el mío propio. Si crees que somos dos soles, estupendo-
Saludos de parte de las dos.

Mari Carmen, gracias a tí. Por tu paciencia, saber estar, amabilidad y pensar todo eso tan bonito de mí.
Me siento muy feliz al saber, que mi sonrisa alegra tus tardes de trabajo.
Un beso agradecido.

María.