sábado, 17 de julio de 2010

Invisible como el aire



Como un regalo que no puedo tocar,
ni siquiera ver.
Hoy solo nos separan unos minutos,
unos metros, y sin embargo,
estás muy distante, muy lejos.
Has pasado de largo, sin parar.
No has mirado donde te esperaba
y te marcharás sin despedirte.
Eres invisible como el aire
y como el viento vuelas
lejos de mi mirada.
¡Es tan difícil mi respirar!
Aire, viento en calma...
como esta mañana de sábado,
de julio y verano.
Todo me ahoga sin ti,
tan cerca y tan lejos.
No tengo un soplo de brisa
que me acompañe al caminar.
Lo mismo es que no te vi pasar
distraida con mis pensamientos.

María Arteaga

***

16 comentarios:

El Sol dijo...

María, ¡hola!

Muy bonito. Me gusta mucho, pero tengo escogidos unos versos.

"Has pasado de largo, sin parar.
No has mirado donde te esperaba
y te marcharás sin despedirte.
Eres invisible como el aire
y como el viento vuelas
lejos de mi mirada.
¡Es tan dificil mi respirar!".

Un beso fuerte, niña

Mistral dijo...

Melancólico, pero sumamente bello.
Tus poemas llenan el alma de quien los lee.

He de agradecerte tus palabras y darte las gracias por tu fidelidad.

Es un placer leerte María

Un cordial saludo

una pez payaso dijo...

!Hola María!, igual me repito, pero creo que antes he intentado dejar un comentario y no he podido, que bonito tu poema, me ha llegado...

muchos besos marinos

Sergio G.Ros dijo...

Un poema hermoso y melancólico, María.. un poema triste y bello para un luminoso día de verano.
Espero que todo te vaya muy bien, un besito desde Cartagena.

María Arteaga dijo...

El Sol.
Gracias por tu ánimo, tu elección, tu saludo y ese beso tan fuerte.
Te lo devuelvo igual de apretado.

Mistral.
Agradecida estoy yo con tu visita y tus palabras.
El placer si quieres lo compartimos como buenos poetas :-)
Me alegra que te guste mi poesía, las tuyas son deliciosas.
Besos para ti, Señor de los Vientos.

Hola pez amable.
No se ha repetido el comentario. Menos mal que te leo aunque no te vea. Estás perdida, preciosa.
Mis besos van cargados como siempre de cariño.

Mi querido amigo Sergio.
Que gusto me da encontrarte de nuevo, ya tenía en mente enviarte un correo en vista de tu silencio.
La melancolía ayuda a que los poemas sean hermosos, es como un vasito de buen vino. Estoy bien y mis besos viajan desde Murcia a esa ciudad maravillosa junto al mar.

Anónimo dijo...

¡Olé mi niña!

Estoy muy orgulloso de ti.
Cada día escribes mejor y no sabes como lo disfruto y me alegra.
A pesar de ser triste, este poema es precioso.
Un beso muy grande

Alexander Ulloa dijo...

Invisible como el aire el amor se adentra en el corazón y fija en él su morada..
Nellísimo poema, buen día y nos leemos♥

RECOMENZAR dijo...

Tu blog es muy interesante vale la pena leerlo
:)

Airama dijo...

Hola,
y cómo duele cuando eso pasa.

Un abrazo

MAMÉ VALDÉS dijo...

Dando una vuelta por tu casa, un saludo desde "Tomara que tu viera..." Que calorrrrrrrrr

María Arteaga dijo...

Anónimo...
Es un regalo para mis ojos leer tu comentario.
Muchas gracias y un beso.

Alexander...
Seas bienvenido a este lugar de poesía y amistad.
Como tú has dicho...nos leemos.
Buenos días, gracias y besicos.

RECOMENZAR...
Bonita palabra. Me alegra que te guste mi rinconcico. Besos.

Airama...
El dolor nos hace más fuertes y sensibles. Un beso.

MAMÉ...
Calor hace en Murcia para regalar.
Gracias por tu visita. Besicos

Anónimo dijo...

Ser invisible a tu lado es algo muy dificil, yo diría que imposible.
Hermosa poesía, María.
Un beso muy fuerte.

maite mangas dijo...

María, me gusta muchísimo este poema...muchísimo.
Besos!!

PRINTOVA dijo...

¡Hola María! Aqui me tienes de regreso.
Uff! me encuentro con un poema muy triste. ¿Será el calor? Con la de amor que impregnas en tu blog.
Aunque siendo triste que bien escribes, es tan bonito leerte.
Un besote muy fuerte amiga.

amapola dijo...

Me encanta este poema tan triste, animo amiga...
Nos vemos en el camino.

María Arteaga dijo...

Gracias a todos por vuestra visita a casa :-)

Anónimo...
El mismo beso fuerte para ti.

Maite...
Una alegría que te guste. Un beso.

PRINTOVA...
No es triste, es distinto.
Poesía de muchas maneras, ¡Poetas!
Besos.

Amapola...
Cuanto tiempo sin saber de ti.
Estoy bien, en serio. Ya sabes lo que cuentan de los escritores: somos muy especiales.
Besicos, amiga.