jueves, 15 de julio de 2010

Arena, mar y cielo azul




Mis pies caminan despacito sobre piedras y arena,
el agua fría me acaricia
como tus manos entrelazadas con las mías.


Sentada de espaldas al mar, te espero,
siento tu mirada a lo lejos
y mi alma grita de alegría, serena.


Juntos miramos a las olas bailar contentas,
su música acompaña nuestra paz
sin apenas escuchar nada, solo nuestra felicidad.


María Arteaga


***

9 comentarios:

MAMÉ VALDÉS dijo...

Que suerte tenemos los que podemos pasear por la arena de una playa todo el año y que lujo si encima llevamos las manos entrelazadas, un saludo.

El Sol dijo...

Pies chiquitos y preciosos.
Poesía chiquita y preciosa.
María menuda y maravillosa.

Un beso, niña.

Tessa dijo...

Hola Maria:
bello poema.
Tus manos entrelazadas junto las mias me devuelven la esperanza.

Que pases un feliz dia.
Tessa

Andrés Sevilla Serrano dijo...

Hola Mari.
Men encanta tu poesía.
Que sepas que te he puesto en mis favoritos te seguiré...
Besicos!

María dijo...

¿Estás ya en la playita?

María Arteaga dijo...

¡¡¡Hola a todos!!!

Mamé, tienes toda la razón. Es un lujo vivir cerquita del mar, pero es más importante tener esa mano a tu lado. Un beso

Sol. Tú siempre tan amable. Muchas gracias por todo. Besicos.

Hola Tessa. Me alegra te guste el poema. Es un Haiku, me encantan.
Feliz día y fin de semana. Besos.

¡Hola Andrés!
Me alegra que me sigas, eres un chico guay y tú eres también favorito mío, siempre lo has sido :-)
Un beso muy fuerte.

Hola María.
No estoy en la playa, pero he tenido la suerte de meter los pies en el agua limpia y fría del mar.
Besicos

maile dijo...

Es bonito, señora Maria. Pero cuide usted sus Haikus que dicen que estan de moda. Yo, este, me lo llevaria.

Besitos cielo y gracias por tus visitas.

Mistral dijo...

Todo hay que hacerlo despacito, si deseamos sentir su intensidad.

Un cordial saludo María y... Gracias por tus palabras

María Arteaga dijo...

Maile.
Cuando hace unos años comencé a ir al Centro Cultural del Carmen, empecé a conocer los Haykus y les tengo especial cariño.
Te lo presto.
Gracias y besos para ti.

Hola Mistral.
Despacito, con mucho cuidado y mimo hago todo lo que puedo. Vivo con la intesidad que me permiten las circustancias y mi alma a veces cansada.
Pero la vida sigue siendo bella.
Gracias por todo, Señor del Viento.

Besicos