sábado, 3 de julio de 2010

El tiempo se paró




Sin viento, sin sol, sin luna.
Sin estrellas...
La oscuridad se apoderó de ella
apagando el brillo de su mirada.
Caminaba entre la gente sola,
pensando en su risa, en sus ojos,
en la ternura de su voz.
El tiempo se paró.
Ya la soledad no era su compañera,
recordó que aún en la distancia
él la llevaba pegadita a su alma.
Que sujetaba sus manos con fuerza
impidiendo que tropezara,
que allanaba los senderos de penas
y que la esperaría hasta que la luna,
el sol, el viento y las estrellas
volvieran a llamar a su ventana.
Ella despertaría de sus miedos
sin dormir apenas,
por si acaso él volvía
y no le veía llegar por la vereda.


María Arteaga

***

15 comentarios:

El Sol dijo...

¡Dios María, que bonito!

Sin dormir apenar por temor de no verle regresar.
Ten la seguridad, de que siempre tendrás al sol contigo.
Y la luna, el viento y las estrellas.

Un beso, niña.

Sergio G.Ros dijo...

Ah, la soledad, qué tema tan recurrente en el amor, ¿verdad? PEro, ¿qué es la distancia si se tiene amor y la seguridad de que te aman? ¡Ah, el amor!
Un beso, amiga.

MARABÚ dijo...

Hola Mar....
Miro la pintura y te veo en la estación de autobuses. Leo tus versos y veo tu vida del día de ayer.
Sueña, amiga, que el soñar aligera la pena.

María Arteaga dijo...

Hace un calor fatal :-)

Gracias Sol, sé quien quiera que seas que estás a mi lado, ahora más en este día precioso de verano.
Me alegra que te guste el poema.
Un beso.


¡¡¡Hola amigo!!!

Que razón tienes, la soledad es algo que te lleva a escribir. Pero yo sé que no estoy sola, tengo a mi gente y un montón de amigos como tú que no me dejais ni un minuto, al menos desde el pensamiento.
Gracias Sergio, muchos besos.


Hola MARABÚ.
Si, ultimamente parece que vivo dentro de un autobús, esta tarde más de lo mismo, casa de mi madre y mañana al revés. Pero es lo que toca, hoy mami y pueblo.
Me gusta que te guste el cuadro y me veas en él. Los poetas cuentan que somos raros, lo mismo es cierto.
¿Tú que piensas? Yo me veo normal.

Un puñado de besicos.

Anónimo dijo...

Hola preciosa.
Me gusta la frase que dices...
"Ella despertaría de sus miedos sin dormir apenas".
Es una maravilla.

Un beso

Ricardo Miñana dijo...

Muy bonito el poema un placer leerte.
pasaba a saludarte y desearte tengas un feliz verano, estare ausente por motivos de trabajo.
que tengas una feliz semana.
un beso.

Lola Mariné dijo...

¡Ay! ¡El insomnio que provoca la espera!
Bonito poema.
Feliz semana.

María Arteaga dijo...

Anónimo.
Gracias por tu opinión de mis versos y tu piropo.
Un beso.

Ricardo.
Me alegra te guste el poema.
No trabajes demasiado y disfruta del verano. Tus deseos son los mios. Feliz semana, verano y vida.
Besos.


Hola Lola.
No me gusta esperar. Dice un amigo mio, que como siempre llego con tanta antelación, me desespero.
Gracias por todo.
Besicos

El Drac dijo...

A mí me gusta ese tiipo de amor TOTALMENTE dependiente el uno del otro. Un abrazo Lindo poema

Anónimo dijo...

María, cada verso es un canto a la belleza de la poesía llana y limpia.
No podía ser de otra forma, tú eres de a misma "pasta". Preciosa.

Feliz día, besos.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Maria!
Y a pesar de todo, seguimos esperando...

Saludos de J.M. Ojeda

María Arteaga dijo...

¡Hola amigos!

El Drac.
La dependencia del amor, es solo la necesidad de estar juntos cuando realmente se ama. Es muy hermoso si se desea de veras. Gracias.


Anónimo, me ruborizo con tus halagos, pero muchas gracias de todo corazón.

J.M.Ojeda
Esperar con ilusión y alegría lo que deseas, y que tenga su recompensa es un tesoro.

Besos de María

María Arteaga dijo...

Muchas gracias a todos los que sé que pasais por este lugar y os marchais sin dejar huella.
Pero yo os lo agradezco lo mismo.
Gracias por preocuparse por mi, ayer y siempre.

Muchos besos para todos. Y feliz semana!!!

María

Mistral dijo...

"Ella despertaría de sus miedos
sin dormir apenas,
por si acaso él volvía
y no le veía llegar por la vereda."


Un magnifico poema María.

Gracias por tu visita.

Mis cordiales saludos

María Arteaga dijo...

Gracias Mistral.

Tu visita y palabras alegran mi día.
Me alegra tu elección y te regalo un beso.

María