jueves, 9 de septiembre de 2010

Días felices



La música le recuerda su presencia,
el amanecer le cuenta sus sueños
y el pajarillo trae en su pico su risa,
la de los días felices, la de siempre.

Cuando están juntos, él
sonríe con sus palabras desordenadas,
todas quieren salir a su encuentro
al verle llegar.

Tiene tantas cosas que contarle
que se amontonan en su boca,
en su alma, en el aire,
formando un remolino de amor.


María Arteaga


***

11 comentarios:

Mistral dijo...

Hermoso saber de esos "Días felices"
Me alegro mucho María

Un saludo cordial y... gracias

Adolfo Payés dijo...

Querida Maria que bello es visitarte siempre.. se sienten con el alma, tu poesía.



Un abrazo
Saludos fraternos...

Que tengas un buen fin de semana..

Raquel Cruz dijo...

Que bonito poema María, como siempre. Un besazo

El Sol dijo...

¡Dios María!
Que remolino de palabras más bonito; es precioso, como todos.

Feliz fin de semana.

Besos, niña

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Gracias María por tu visita a mi blog, yo estaba sin internet, la telefónica nos gastó un pequeña broma a las monjas.
Te felicito por tus pomas, Sí ya se que tienes muchas cosas que contarnos, yo te las escucharé como el mejor de los amantes.
Recibe mi ternura
Sor.cecilia

PRINTOVA dijo...

Palabras que se agolpan por el ansia de llegar a ser oídas cuanto antes por el ser amado.

Remolino de frases cargadas de dicha y susurros tiernos.

Que bien te sienta el amor María, en tus poemas se nota.

Un besote grande amiga.

Anónimo dijo...

Esta mañana he sentido tu risa,
la de los días felices,
la de siempre.
Gracias

Alexander Camelot dijo...

Buen día María, bellísimo poema..

Vengo a dejarte un abrazo y desearte un felicísimo fin de semana..

Espero que sigamos compartiendo momentos inolvidables y que la vida nos ayude a crecer como personas..

Saludos♥

Nereida dijo...

Precioso, expresas mucho con tus palabras, que llegan al corazón del que las lee.
Un abrazo.

El Drac dijo...

Ojá permanezca así simepre, no sabes lo gratos que son para mí esos recuerdos de cuando había alguien llenándome de palabras y de amor. Un gran abrazo

María dijo...

Es un honor vuestras visitas y comentarios.

Gracias de todo corazón. Besicos

María