martes, 28 de septiembre de 2010

Tu presencia



"Mis últimas gotas empiezan a caer"


Cada tarde levantas tus ojos
y sonríes a mi paso.
Te echaré de menos,
cuando llegue notaré tu ausencia.


María Arteaga


***

10 comentarios:

María dijo...

Me gusta como escribes mi nombre juntando nombre y apellido co la @.

Muchas gracias por todo, alguna vez nos veremos.
Un beso.

El Sol dijo...

Cuatro versos que definen muy bien una despedida sin ánimo de ser ausencia.

Precioso verso el dorado, y los demás también.

Besos, niña.

Yesi dijo...

Que penaaa, la ausencia de tu amado que vacio te deja....

Te dejo una invitacion a mi Espacio a ti y a tus amigos en el te encontraras con un regalo de bienvendia mas abajo del blog espero que te guste y lo aceptes pues lo hice con muchisimo cariño.

Deseo ver tu huella en mi blog.

Besos en el Viento.

♥♥Yesi♥♥

Adolfo Payés dijo...

Que bello lo has escrito..

Es un placer pasar por tu blog..

Un abrazo
Saludos fraternos..

Anónimo dijo...

Hola María.

Hay personas que levantan pasiones por su apariencia fisica, y tú, a pesar de ser preciosa lo haces por tu simpatía, alegría, sonrisa y además desarmas cuando hablas. Eres una preciosidad como persona.
No lo dudes nunca. Besos

Y escribes poemas maravillosos. Gracias

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

¡Buenas tarde María!
un sólo verso, pero lo justo para decir que esperas el encuentro.
La ausencia no es tal si mantienes el diágolo de los enamorados«Hasta la noche» es un ejemplo.
siendo una despedida, esperas de nuevo ese encuentro«La noche»

Gracias por las veces que has venido a comentarme, yo no podré hacerlo siempre que quiera María,mi condición de monja no me deja más tiempo, pero te tengo presente en mi corzón y en mi oración
Recibe mi ternura
Sor.ceclia

Anónimo dijo...

La sencillez es otro adorno en tu caso, en ti y en los poemas. Eres un cielo

Besos María

María dijo...

Muchas gracias a todos por vuestra visita.

Y a mi amigo de la frese dorada, suerte en su nuevo destino.

Besos de buen fin de semana.

El Sol
Yesi
Adolfo
Anónimo
Sor Cecilia
Anónimo

Gracias

Peter dijo...

Muchas gracias Maria, por el poema. Me fui con un poco de pena porque el último dia casi no pude hablar contigo y despedirme con tranquilidad. Pero recuerda que sólo era un hasta luego...

PD: Espero que te gustara mi último regalo. Gracias Mªrteaga

María dijo...

Hola Peter :-)

Gracias a tí. Por tu amistad, por tu sonrisa, por tu silencio, haciendo que me preguntara mil veces quien era el portador del primer libro sin remitente.
La poesía del último día es un regalo precioso, y de pena nada.
Los dos sabemos donde estamos.
Un beso...@