martes, 1 de febrero de 2011

Un cachito de cielo



Te pregunto si estamos en el cielo
y respondes que en un trocito de gloria
donde todo es tranquilo, dulce y sin mácula.
Yo te creo porque veo colores sin inventar,
siento tus manos deliciosas en mi,
escucho coros de ángeles,
música de violín, piano y guitarra española.
Prestas atención cuando te hablo,
yo callo cuando tu voz se hace castañuelas.
Miro al infinito del mar y las olas juegan
con aguamarinas, amatistas y perlas.
Contigo vivo, sueño y lloro de alegría,
espero dichosa tu regreso y sufro la despedida.


María Arteaga

***

8 comentarios:

una pez payaso dijo...

¡Hola María!, qué poquito hace falta para encontrar un "cachito de cielo" y ¡¡qué bonito lo cuentas!! (como siempre, claro!!)
un abrazo de corales

glup!

El Sol dijo...

El cielo y la gloria es algo parecido a estar en paz, hacer feliz y recibir lo que necesitanos en ese momento.
Bonito poema, princesa de los versos.
Besos de perlas como tu risa.
Entre corales y perlas...tú.

RELTIH dijo...

MUY DELICADO SU TRABAJO. ME GUSTA MUCHO.
BESOS

Uno más dijo...

No cambies nada por favor, María.
Preciosa tu alma, tu manera de ser y escribir poesía.
Para los que paseamos por tu pasillo lo hacemos de forma que no dejemos huellas para no estropear tu trabajo. Lo valoramos de manera infinita, cuídate que te echamos de menos. Un beso.

iglesiasoviedo dijo...

Precioso poema,me ha encantado, después de leerlo varias veces parece que me gusta mas, es delicado, amoroso y transmite felicidad, estas a gusto y te sientes bien acompañada, toda una felicidad.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Llorar de alegría es un regalo para los sentidos. Felicidades.

Mistral dijo...

Un placer leer tanta sensibilidad María. Muy emotivo!!

Saludos cordiales

Gracias

María dijo...

Mi querida pececilla, es fácil ver el cielo cuanto te encuentras en la gloria. Un beso de azahar murciano.

El Sol, dar y recibir es muy hermoso cuando se hace con amor, es... un padacito de gloria. Besicos.

RELTIH, gracias por tu fidelidad.
Un placer tu visita. Besos.

Uno más, yo también echo de menos a mis amigos. Gracias por pensar eso de mi, muchas gracias. Un besillo...

José Manuel, me alegra te guste el poema. Un beso lo mismo de bonito que tu comentario y tu abrazo.

Anónimo, precioso llorar de alegría. Besicos de felicidad.

Hola Señor del Viento. Es un honor que llegues a mi morada en este día donde mi alma está un poco llorica. Besicos y gracias a ti.

Muchas gracias a todos de corazón.