domingo, 18 de septiembre de 2011

Locos al volante


Regreso a Murcia después de pasar un día con mi madre en el pueblo donde ella vive y yo jugué de niña: Las Lumbreras.
Mis manos van del volante a  la palanca de cambios despacito. Miro por los espejos y veo al trasnochador de turno con prisa, la cara arrebatada y ojos de sueño. Adelanta en una maniobra de locos que me hace frenar y pensar..."No a todo el que madruga, Dios le ayuda", no. Llego a casa, aparco mi coche y suspiro. Por fin estoy a salvo de borrachos, drogadictos e irresponsables.
Espero que en su casa se comporte de forma más civilizada y deje vivir a su familia en paz, aunque él se pase este precioso domingo en la cama durmiendo la borrachera, ¡Qué pena!


María

***

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Estan borrachos yotros esperando que se les pase por si la poli, los pilla.

FELIZ DIA.

Anónimo dijo...

Eres genial, estoy contigo, princesa.

Que pases un día feliz.

andré de ártabro dijo...

Pero ya has disfrutado de su hermosa compañía y estás viva ,
y nos alegramos por que te necesitamos.
Un beso

El Sol dijo...

Otro domingo no circules a las horas de los que se acuestan a la salida del sol, son peligrosos y como dice André, nosotros te necesitamos.

Que tengas bonita semana.
Besos, niña.

RELTIH dijo...

MUY CONTRADICTORIO, NO? JEJEJEJE.
BESOS

Talismán dijo...

Nadie debería conducir nada si no está en sus cabales, ni siquiera su vida y mucho menos las de los demás.

Cuidado con ellos y feliz semana

Anónimo dijo...

No circules cerca de esa gente, guapa. Yo también te necesito.
Un beso asustada de tu texto.