jueves, 10 de noviembre de 2011

Cascadas de espuma


Subí cerca de las nubes
llegando a la montaña malva,
las flores adornaban el paisaje
embriagado de aromas.
Caminé, resbalé, tropecé
y volví a levantar mi ánimo.
Crucé ríos sin puentes,
por cascadas de espuma
y nadando contracorriente.
No resultó duro ni penoso,
porque al final, en lo más alto,
en mi destino, estabas tú
sentado bajo el gran roble
en una alfombra de esperanza.
.

María Arteaga

***

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Uf...mi niña. Esperanza es una palabra mayor, tanto como el gran roble. Hermoso. Besos

El Sol dijo...

Hola María.

No nades contracorriente y déjate llevar por tus ilusiones. ¡Vive!
Juega con con las nubes y cataratas de espuma. Muy bonito.
Un beso, niña.

OZNA-OZNA dijo...

esta amiga admiradora te da infinitas gracias por regalarnos tu alma insigne y dulce de poeta plasmada en bellisimas letras, besinos miles con todo mi cariño y admiración.

uno de lejos dijo...

Versos lindos en cascada de pasión, por la poesía, el amor, la belleza.
Gracias por compartir. Besos.

MAMÉ VALDÉS dijo...

Versos que reflejan alegría y esperanza eso es lo que necesitamos todos en estos tiempos duros y salvajes que corren, un saludo desde el sur del sur.

Anónimo dijo...

"Una alfombra de esperanza".
¡Que bonito!
El destino a veces tenemos que escribirlo nosotros a golpe de ánimo.

Feliz domingo y un beso, María.

Anónimo dijo...

Gracias por esa cascada de sensaciones tan lindas.

Talismán dijo...

Hola María.

Nada es duro ni penoso cuando se hace de corazón. Tu poesía es pura y llena de dulzura. Me encanta seguir tus pasos y ver como creces poco a poco, pasito a pasito.
Un beso.

Antonio Gomes dijo...

BONITO POEMA.CHEIO DE ESPERANÇA E COM UM FINAL FELIZ,O QUE É BEM MELHOR.
SIGA EM FRENTE MARIA.
VIVA LA VIDA!...
POIS A VIDA É ETERNA EM CINCO MINUTOS!
VOLTAREI...