sábado, 19 de noviembre de 2011

¿ Y ahora...?


Llueve, las calles están mojadas
esta mañana que no es de los dos.
Hoy no sujetarás el paraguas,
ni abrigarás con tus brazos
mis hombros sintiendo tu calor.

A lo lejos suena aquella canción.

Cierro mis ojos apretando los
párpados para que no escape
nada de lo que guardo de ti.

¿Y ahora..., donde estarás,
pensarás como yo
en lo que ha sido nuestro...?

No olvides que estoy a tu lado.

Si no me sientes mira al infinito,
ahí me encontrarás en silencio
contemplando  tu rostro
en paz, tranquilo y feliz,
el que ayer disfruté al ocaso.


María Arteaga

***

10 comentarios:

andré de ártabro dijo...

¡Que bonito!Sin tener quien lleve tu paraguas sin esos brazos que rodeen tan lindo cuerpo.
Tu memorias en las ausencias, arrastrando el amor con las cadenas del alma.
Muy tierno y hermoso María.
Un beso y feliz fin de semana.

El Sol dijo...

Afortunado el paraguas que tapa los brazos que te cuidan y miman. Cómplice de amor y palabras.
Precioso poema lleno de ternura, como todos tus versos.

Feliz fin de semana y besos, niña.

Amelia dijo...

María, a veces hay que vivir de los sueños es cuando más se disfruta porque en ellos están los recuerdos.
Besos

Anónimo dijo...

Sentirse abrigada por unos brazos es lo mejor para una tarde de otoño.

Precioso. Besos, María

Uno más dijo...

La lluvia es testigo de los pasos felices bajo un paraguas dichoso.

Feliz semana, preciosa.

Anónimo dijo...

Hola María.

Hoy está el día para llevar paraguas.
Si no tienes quien te tape... lanza una voz de socorro.

Bonito poema. Un beso.

Talismán dijo...

Hola María.

Otro día de lluvia,
paraguas de colores
que alegran las calles
de este día gris.

Me gusta tu poesía.
Un beso

Marina Fligueira dijo...

¡Precioso María!!!

Ya somos dos cerrando lo s ojos y apretado los párpados para que nada se escape.
Gracias por compartir tus lindos sentimientos. Te dejo un beso y se muy feliz.

Anónimo dijo...

Gracias por compartir tu poema y esa canción que era desconocida para mí. Besos

María dijo...

Muchas gracias a todos.

Vuestros comentarios son alimento para mi alma, de la que salen estos versos.

Besicos desde Murcia otoñal