jueves, 10 de mayo de 2012

Brisa nocturna













La puerta se cierra detrás de mí,
sigues ahí, esperando que te dejen cruzar,
yo, camino despacio alejándome.

Cae la noche con sabor a despedida,
una suave brisa acaricia mi rostro,
ahora, con un rictus de tristeza.

El silencio de mi sombra es cruel,
otra vez vuelvo sobre mis pasos solitarios
al refugio de aquellas cuatro paredes.
.


María Arteaga


***

11 comentarios:

El Sol dijo...

Hola María.

La melancolía está presente en tu poema, no por ello menos hermoso.
Siempre captas las sensaciones para dar vida a las palabras.

Que disfrutes de un buen fin de semana.

Besos, niña.

ISIS dijo...

Triste y melancólico, pero precioso.

Un beso.

Begoña dijo...

Tardamos en saber que siempre estaremos solos con nosotros mismos. Que nuestro mayor cometido es estar felices de quienes somos, porque solo así haremos livianos nuestros caminos. Acompañados o solos.
Un beso

Jesús Bastida dijo...

Hola María! Me encanta el verso séptimo, transmite tanto. Para mi es un placer ser tu amigo, saber que estás ahí, y que cuando te necesito, acudes o me llamas por teléfono, como hace un rato ha ocurrido. Un beso. La foto, preciosa.

Talismán dijo...

A pesar de la tristeza que se deja ver, es precioso. Jesús tiene razón en todo; el verso es maravilloso, todo el poema; pero lo mejor es saber que siempre estás ahí.

Un beso, preciosa.

Anónimo dijo...

Como siempre, un placer leer tus poemas.

Disfruta del sol y la vida. Besos

Anónimo dijo...

Feliz día para mi poeta favorita.

Versos con tu sello personal, dulce y melancólico.Besos

OZNA-OZNA dijo...

solo tan insigne poetisa como tu querida y admirada amiga puede hacer bellos tan tristes y melancólicos versos. Miles de besinos con todo mi cariño y gratitud por concedernos el privilegio de residir en tu morada y deleitarnos con ellos.
Feliz inicio de semana dulce poetisa.

Uno más dijo...

Precioso y triste.
Deseo para ti una semana donde seas reina de la ilusión, y que tu rostro se ilumine con la sonrisa que siempre luces. Besos

MAMÉ VALDÉS dijo...

Muchas veces tenemos más cadenas que cuatro paredes, y nos falta el valor suficiente de dar el "portazo" definitivamente, un saludo.

María dijo...

Muchas gracias. Besicos