sábado, 5 de mayo de 2012

Mi único vicio




Puedo dejar de beber y morir de sed.
Rechazar alimentos, vivir en la calle,
dejar pasar el tiempo, no dormir...
Seguramente puedo caminar descalza,
dejar de escribir y leer,
pasar frío, asfixiarme de calor...
Pero no puedo estar un segundo sin algo tuyo,
sin escuchar tu risa o tus palabras,
besar tus labios con sabor a nosotros,
recordar cada instante compartido,
porqué ahora, mi único vicio eres tú.


María Arteaga


***

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias a ti por esos bellos poemas.
Feliz fin de semana.

El Sol dijo...

Hola María.

Es encantador como escribes sentimientos y describes sentidos.
Yo también te doy las gracias por el regalo de poder leer tus poemas.
Eres una poeta maravillosa.

Besos, niña.

andré de ártabro dijo...

Hermosos y apasionados tus versos, desbordan los sentimientos y están llenos de deseo.
hermoso tu poema.
Besos.

Talismán dijo...

Belleza sin limites en tu poema, pasión y amor. Me gusta. Un beso.

Anónimo dijo...

Me encanta, sobre todo el último verso. Besos

María dijo...

Gracias, gracias...

Anónimo dijo...

Simplemente delicioso. Besos en la tarde