jueves, 7 de junio de 2012

Tus cosas, tu café













Cuando amanezco en tus brazos,
percibo el calor de tu cuerpo
o escucho la música de tu voz,
soy el ser más feliz del mundo.
Porque me enriquezco a tu lado
aunque sea preparándote un café.
No me exiges nada, todo te ofrezco,
lo mismo que tú, sólo me das a mí.


María Arteaga


***

8 comentarios:

andré de ártabro dijo...

Apasionado, cálido y humeante como el café.
Besos.

El Sol dijo...

Hola María.

"Porque me enriquezco a tu lado
aunque sea preparándote un café.
No me exiges nada, todo te lo ofrezco,
lo mismo que tú, sólo me das a mí".

Eres tan dulce como un café con leche condesada y azúcar.

Precioso. Besos

Carmen Silza dijo...

UNNNN!! Me llega el aroma de tus letras con sabor a café, un placer leerte amiga..te mando mil besos de luz y que tengas un feliz fin de semana..

Anónimo dijo...

Hermosa complicidad. A veces sobran palabras, aunque en tu caso siempre es una fiesta escuchar tu voz.

Uno de cerca dijo...

Ser rico en amor es maravilloso, carecer de ello, muy triste.

Feliz comienzo de semana y besos

Anónimo dijo...

Lindo poema, con aroma a cafe.
Besos mi niña.

Anónimo dijo...

Solo el titulo es una maravilla. "Tus cosas, tu café".

Tus desvelos por el ser que amas. Muy bonito.

Francisca Quintana Vega dijo...

Muy lindo,María. Un beso18