jueves, 5 de noviembre de 2015

Versos a media tarde

María Fernada y una rosa de otoño


Se mueve como las olas al llegar a la playa rompiendo el silencio de la tarde.
Su cabello es un racimo de uvas oscuras y su mirada, el cielo a la hora de las cenicientas.
El cascabel de su risa se mezcla con las palabras que aguardan turno revoloteando entre ella y yo.
Alma joven como sus pasos sostenidos con tacón, patines o zapatillas saboreando la frescura del río. 
O descalza cuando a solas sueña despierta.


***

María Arteaga


4 comentarios:

María dijo...



Para María Fernanda con todo mi cariño.

Gracias por ser como el jazmín de la huerta murciana.

María

maría fernanda caballero gómez dijo...

Muchas gracias por el poema, me ha encantado. Espero que sigas escribiendo tus "pensamientos del alma" porque son preciosos.
Un beso con todo mi cariño.

Anónimo dijo...


Hermoso regalo. Buenos días para las dos. Besos

El Sol dijo...


La poetisa empezó a escribir de nuevo...
Besos, mi niña.