viernes, 4 de marzo de 2011

Horas despiadadas



He caminado por lugares que lloraban ausencia.
No he encontrado nada que me hablara de ti,
ni el mar tranquilo del mediodía,
ni el sol que se filtraba entre la nube gris,
ni el viento que traía gotas de lluvia
mojando mi cara, mezclando agua y lágrimas,
nada citaba tu presencia, nada.
He vuelto sin ver tus ojos de gitano,
ni tu boca de labios rizados
susurrando aunque fuese solo mi nombre.
No has escuchado mi grito de socorro
al ver que las horas pasaban despiadadas.
Estoy infinitamente triste,
de la misma manera que esta mañana,
la ilusión y la esperanza
hicieron que me sintiese feliz.



María Arteaga

***

22 comentarios:

andré de ártabro dijo...

Añoranza, nostalgia,pasión. Te falta y tu pluma escribe amargos versos, te falta esa luz ,luz de la mañana que añoras .
¡Hemosos versos que con pasión decriben la soledad del alma!

¡Precioso!
Feliz fin de semana.
Un beso

El Drac dijo...

Indefectiblemente ésos estados de ánimos se suceden unos a otros, felizmente tienes la poesía para graficarlos tan bellamente.

El Sol dijo...

Hola María.

Parece que tu alma está un poco sola ¿me confundo?
Ya sé que los poetas sois de una sensibilidad pasmosa, hermosa.
Pero a pesar de que las musas saltan a cada paso dado, intuyo tristeza en tu corazón y eso no me gusta.
Sal al encuentro de alguien que merezca tus atenciones y te haga feliz sin penas.
Un beso, niña.

Begoña dijo...

Creo que una gran pena puede convertirse en un gran talento. Lo que te sucede creo que es así. Cada día me gusta más cómo escribes.
Saludos

RELTIH dijo...

ESE TITULO PARTE!!!
BESOS

Adolfo Payés dijo...

Lo grato del día es visitar tu espacio... leerte y salir del blog con el gesto en el alma de haber leído poesía maravillosa y escritos en prosa que se pliegan en los labios.....

Un abrazo
Saludos fraternos..

Feliz fin de semana..

santiago dijo...

la nostalgia se apodera de ese mar irresistible.
Ha sido un placer leerte y saludarte

MiánRos dijo...

Solo hermosos sentimientos palian la soledad... aunque solo a veces, solo a veces.

Hermosamente triste, María. Te felicito. Tu escritura emerge desde el corazón.

Besos.
Mián Ros

Uno más dijo...

Belleza unen sentimientos y alma.
Bonita tu cara, tu risa, tu cuerpo de niña preciosa.
Maravilloso poema que engrandece aún más tu serena belleza, la luz de tu triste mirada.

Besos.
Uno más

OZNA-OZNA dijo...

bellisimo poema que conmueve al alma el sentimiento que refleja, esta asturiana te da inmensas gracias por hacernos participes de tu bellisima esencia plasmada en bellisimas letras, un besin muy muy grande.

Anónimo dijo...

Ufff... precioso, me quedo un rato en silencio drisfrutando de tus lindos versos. Gracias María

Francisca Quintana Vega dijo...

El amor duele...si es ausencia.
Bello y triste poema. Un beso para tí.

Anónimo dijo...

Me apena tu tristeza y me emociono con tus letras. Siento tu ausencia como si me faltara el agua en una tarde de verano. Besos y mucho ámino, princesa murciana.

Anónimo dijo...

Busca el lado opuesto de las cosas y vivirás más contenta. No todo es desesperanzas tienes mucho momentos bellos piensa en ellos ahí es donde está la felicidad no todos pueden tenerla y tú la tienes. Besos

Vicsabelle dijo...

Un saludo inmenso en este día, el que exhorto a conmemorar solemnemente como homenaje a esas víctimas que ya nadie recuerda y por las que hoy celebramos este día.

Un abrazo a ti y a todas las mujeres que visitan este romántico blog...

María dijo...

Muchísimas gracias a todas/os. Besicos.

Anónimo dijo...

Mira a ese rayo de sol y encontrarás lo que tus ojos no ven.
Precioso poema, como todos.
Muchos besos.

Adolfo Payés dijo...

Ante la majestuosa pulcritud de tu presencia

Confieso que soy el cielo
El sol,
Las nubes amamantando el tiempo

Confieso que las estrellas
Las dibuje con mis sueños
Iluminando el firmamento de mis sentimientos

Que tus cabellos
Los acaricie palpitando mis deseos,
Y que tu cuerpo
Lo transite coloreando mis pasiones
Elocuentes del que ama

Confieso que no soy nada
Ni nadie en este mundo
Ante la majestuosa pulcritud de tu presencia
Mujer,
No soy el que confisca tus besos
Ni el que marchita tu alma
En añicos de penas,
Soy,
El que respeta tu nombre
Pintado
En el firmamento beso del te quiero

Confieso
Que soy
El que emancipa la palabra
Convirtiéndola en caricia mutilada de ternura,
Mujer
Eres
Luz
Embarazo creador de lo eterno
De lo infinito
Mezclado con el esperma
Quietud erótica de mi cuerpo
Ante la belleza emblemática de tu movimiento
Vida

Adolfo Payés.


Con todo mi respeto y admiración ara la Mujer en estas fechas y el mes de Marzo..


Un abrazo
Saludos fraternos...

María dijo...

Gracias de nuevo Adolfo.
El poema es precioso, besos de agradecimiento. Muchos besos.

Anónimo dijo...

Tu sonrisa vuela de tu cara a los ojos de la mia, cada vez que tengo la fortuna de encontrarme contigo.
Gracias.

aikatherine dijo...

Un poco triste este poema. Anhelo y gran anhelo. Sensación fuerte. Me gustó mucho. ¿Te gusta un montón de poemas Larzo? O Neruda? ¿Quién es tu ídolo? Me gusta que se encuentran en Finlandia, y muchos buenos .. Eino Leino, quizás el más famoso ..

Anónimo dijo...

Haces que mi cielo tenga ese azul...
Preciosa, el mar tiene celos de tu luz. Beso