jueves, 21 de abril de 2011

Como el cristal














Como el viento vuelo a tu lado en pensamientos,
como el viento que hace mecer las olas del mar,
como el viento que trae hasta mi  tu recuerdo.
¿Cómo vivir sin el calor de tus abrazos...?

Viento, alma, sensaciones, besos, caricias...
Jueves donde me falta casi todo,
campos vestidos de verde y  malva
hacen de mis ojos castaños  bolas de cristal.


María Arteaga


***

12 comentarios:

Begoña dijo...

Esta entrada tiene cierta similitud con mi última entrada. Es como un caminar sin avanzar; aunque siempre se avanza. El tiempo pasa y todo se vuelve a iluminar.
Besos

andré de ártabro dijo...

Quisiera ser viento en tu pensamiento.
quisiera ser esa ola de mar.
quisiera endulzar tus sentimientos.
quisiera mirarme en tus ojos de cristal.
Un beso

RELTIH dijo...

MUY MELANCÓLICOS VERSOS.
UN ABRAZO

Adolfo Payés dijo...

Muy sentidos como tiernos tus versos..
Me quedo con tus ojos de cristal..

Un abrazo
Saludos fraternos..

Que disfrutes la semana.. mis mejores deseos...

OZNA-OZNA dijo...

muchisimas gracias por anegar nuestra alma del dulce nectar que desprenden tus bellisimas letras nacidas de un alma sensible y magna de poeta, un besin muy muy grande de esta asturiana amiga admiradora.

Francisca Quintana Vega dijo...

...hacen de mis ojos castaños,
bolas de cristal.......Precioso,niña. Esos versos, sobre todo.
Un beso grande.

El Sol dijo...

Hola María
Nunca jamás vi unos ojos de cristal tan bellos como los tuyos, pero por favor: aparta esa lágrima de ellos y deja que sus destellos sonrian.

Un beso, niña.

Anónimo dijo...

Hermoso poema.
Tus ojos no son de cristal, pero me gusta la metáfora de esas lágrimas inoportunas que no deseo ver en ellos. Sonríe que tienes una sonrisa maravillosa.

Feliz semana y besos.

Amelia dijo...

María, cuantos recuerdos te traen a ti el viento del mar, sueña con sus besos y te sentirás más feliz. Un beso

simara dijo...

como el viento del norte al sur va
así va mi alma en busca de amistad
y en un pasillo encerado ahora esta
leyéndole a MARÍA como el cristal.



saludos dama de la sonrisa
me complace haber estado en tu blog



en aras de sentimientos.

Uno más dijo...

Un día escuché de tu maravillosa boca que hay dos clases de lágrimas: dulces y saladas.
Deseo por lo más sagrado que las tuyas sean dulces.
Bella poesía, como siempre.

Buenos días, preciosa. Besos

María dijo...

Muchas gracias por vuestra visita y comentarios. Besicos