sábado, 27 de diciembre de 2008

Espuma de azucar



















Si te conozco más, clavaré la bandera de rendición y saldré huyendo. No se si tomarlo como un piropo o una amenaza...
La espuma de las olas, es como el algodón de azúcar, se deshace en un suspiro. Ese manjar me encanta, sobre todo el de fresa, siempre disfruto con su sabor.
No tengas miedo que soy tal y como me ves, con la mirada alta. De ahí el titulo de este blog. (Un pasillo encerado). Me lo dijeron como un piropo, yo me lo quedé a cambio de otra cosa, como los fenicios, puro trueque.
Las moralejas suelen ser ciertas, tomemos nota de ello. Saldremos ganando.
Si te ofrecen algo de corazón, no lo rechaces por educación.
Siento que te quedes sin tomar más de esos dulces que te gustan. En esta ciudad los hacemos muy buenos, aunque mi receta es de una señora de Nerpio. Por cierto, hace poco disfrutaba de un día de sol en Nerpio y recibí una llamada de un señor que es mi amigo desde Chinchilla. Me alegré de escuchar su voz después de tanto tiempo.

María

***

2 comentarios:

Isis dijo...

Entre señales de circulación y cordiales anda el tema.Mi amiga me cuenta que ha recibido el mismo sms que yo. Se marcha con su hermana al karaoke, yo dedicaré un rato a la lectura.Pero no es de amigas dejar en casa en un rincon a una amiga.Y no me digas lo siento...Un beso.

Anónimo dijo...

Eres un cielo, chiquilla.

Mucho más de lo que imaginas...