domingo, 21 de noviembre de 2010

Días, noches y sueños




El Sol se apaga despacito
en un ocaso perfecto.
Dunas de arena blanca,
árboles de ramas sorprendidas
al ver sus ojos cerrados.
El día prepara su despedida
llorando gotas de cielo.
Le tengo pegado a mi
en un silencio dormido,
juntos, mi cabeza en su hombro
su corazón latiendo en mi pecho.
Días de dicha infinita,
noches de abrazos perpetuos.
Besos, caricias y sueños.


María Arteaga


***

7 comentarios:

Tessa dijo...

Hola!
Hoy, mi blog cumple su primer año. Si lo deseas te puedes llevar a la niña que os abraza a tu blog.

Con mucho cariño,
Tessa

El Drac dijo...

Qué bonito te ha quedado, como un pasilo encerado!!

El Sol dijo...

Hola María.

Seguramente me repito, pero eres un cielo de persona y poetisa, dulce y sutil. Me encantas.

Un beso, niña.

Anónimo dijo...

Divino.
"El día prepara su despedida
llorando gotas de cielo".

Un beso María

Mistral dijo...

Hola María, siempre es un placer leer tus versos.

Saludos cordiales

Lola Mariné dijo...

Que bonito es el amor cuando se vive tan intensamente como tu lo expresas.
saludos.

María dijo...

Gracias y besos de corazón en esta noche distinta y única.