viernes, 16 de enero de 2009

Despacito y sin prisa

Espero...
Mis pensamientos me acompañan
aguardan en un rincón de mi alma.
Deberían esperar su turno en la mente
donde les corresponden,
difícil convencerles.
Pero mis pensamientos no son pacientes
ni tranquilos.
Son un laberinto de caminos entrelazados.
Luchan contracorriente de agua desbordada.
Si fuese fácil la sensatez
los mandaría a pensar, si,
como los niños en el colegio
como cuando se portan mal.
Pero nuestros corazones son más complejos,
no aprenden, tropiezan mil veces.
Llevan tantas vivencias escritas
selladas a golpes.
Se vuelven rebeldes y no atienden a razones.
Acechan a la dulzura, sensibilidad y cariño,
a una mirada de soslayo
o una sonrisa ansiada.
A veces somos afortunados
y sin imaginar, hermoso regalo,
un ser especial aparece,
y tenemos la suerte de su compañía.
Y soñamos...
Despiertos, despacito y sin prisa.
Soñar no cuesta nada,¿O eso creemos?.


María Arteaga


***

4 comentarios:

Isis dijo...

Este poema es mio.Antonio Escolar, un periodista que trabaja en ORM al que se lo regalé, le puso voz y música y lo regaló a los oyentes de su programa (El dia por delante). Para mi fue su regalo de Navidad.Gracias Antonio Escolar.
Un beso.

Anónimo dijo...

Donde puedo escuchar este poema sonoro? Tiene que ser bonito,
ya lo es; me gustaria ser el afotunado destinarario de tan
bellos pensamientos.A

Isis dijo...

La poesía no siempre se escribe pensando en nadie en concreto, pero si es cierto que fluye con más fuerza cuando somos infelices o muy felices. El poema sonoro lo pusieron en una emisora de radio por Navidad.Los que lo deseen se lo puedo enviar.Es un trabajo compartido. Saludos

Anónimo dijo...

Es precioso Isis, bonito de veras.

Solo he leido los últimos, pero este es una maravilla.